martes, 23 de octubre de 2012

Los Juárez y la Triple A


El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santiago del Estero le tomará mañana declaración testimonial en su domicilio a Mercedes "Nina" Aragonés de Juárez, en el marco del juicio que se le sigue a diez represores por delitos de lesa humanidad. La testigo deberá responder acerca de sus vínculos con José López Rega y el papel desempeñado por la Triple A en los grupos de tareas locales, ya que ella fue subsecretaria de Acción Social mientras su marido ejercía la gobernación entre 1973 y 1976.

La decisión se tomó porque la ex mandataria provincial (de 86 años) no se presentó la semana pasada para responder preguntas de los magistrados y de las partes, debido a que un médico certificó que padecía problemas de salud, básicamente de índole psicológicos.

Por esa razón, se optó por evitar su desplazamiento al Juzgado Federal desde "La Rosadita", ubicada en el barrio Centenario de esta capital, para cumplir con esa citación, que fue promovida por la defensa técnica de Musa Azar, exsubsecretario de Informaciones justamente durante el mandato de "Nina", y uno de los acusados por la desaparición forzada de 44 personas.
El plan represivo en Santiago del Estero comenzó a gestarse en el año 1972 y terminó de articularse en 1976. El plan de seguimiento y exterminio se hizo sentir en el año 1974. A lo largo de estos años fueron militares, policías y civiles quienes sembraron el terror en suelo santiagueño. Allí, precisamente, se encontraban los representantes de la Triple A, que recién a lo largo de muchos años y según varios testigos se llegó a conocer sus nombres: José Marino y Oscar “El Boxeador” Niss. 

Uno de los primeros en confirmar esa versión fue Juan José Velasco, ex delegado de la SIDE en Catamarca, quien declaró en el año 1984, en la causa abierta por el secuestro y desaparición del ingeniero Bugatti. 

“En Santiago del Estero existía un grupo encargado de control político, ideológico y hubo una planificación de las acciones para contrarrestar el ‘accionar subversivo‘. El grupo estaba dirigido por Marina Aragonés, Musa Azar y otros”. 

Guardaespaldas 
También agregó: “En ese grupo se encontraban dos personas, integrantes de la Policía Federal Ferroviaria, traídas por Carlos Juárez como guardaespaldas”. 
Este grupo fue el responsable de las amenazas de muerte que durante el año 1974, en el nombre de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA), se realizaron contra personas.

Hubo varias amenazas
Algunas de las personas que habrían recibido amenazas de Marino y Niss, integrantes de la Triple A, fueron el doctor Ricardo Cheble o bien el ex diputado provincial Guillermo Miguel, actualmente desaparecido. 
Otra de las personas que aportó datos sobre el accionar de la Triple A fue precisamente Avila Otrera. Este hombre declaró en el juicio por la “Megacausa”. 

Fue perseguido 
En dicha ocasión, reveló que fue perseguido y amenazado por integrantes de la Triple A. 
Incluso, recordó un hecho particular dentro de un bar ubicado a pocos metros del Banco Nación, cuando dos personas ingresaron a pedir “datos” sobre Avila Otrera y luego se retiraron sin dar explicaciones. 
“A mí me siguió la Triple A”, expresó en el juicio por la “Megacausa”.

Aragonés de Juárez fue detenida el día en que se produjo el golpe militar, el 24 de marzo de 1976, y permaneció detenida en el Penal de Mujeres hasta diciembre de ese año. Cuando fue liberada, de inmediato viajó a España, país en el que se había exiliado su esposo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada